Google presenta sus nuevas becas de formación para colectivos vulnerables

[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”4.0.10″][et_pb_row _builder_version=”4.5.3″ _module_preset=”default” collapsed=”off”][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”4.5.3″ _module_preset=”default”][et_pb_text _builder_version=”4.5.3″ _module_preset=”default”]

Personas trans en situación de desempleo mejorarán su empleabilidad gracias a las becas gratuitas de formación especializada en Soporte de Tecnologías de la Información de Google. La compañía tecnológica, en colaboración con Fundae y SEPE y con el respaldo del Ministerio de Trabajo y Economía Social, ofrece por segundo año consecutivo, a la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans, Bisexuales, Intersexuales y más (FELGTBI+) estas becas de formación online para que las personas trans desempleadas puedan incrementar sus competencias digitales de cara a su incorporación o reincorporación al mercado laboral.

Google ha presentado esta mañana sus 11.000 nuevas becas y certificados profesionales en el marco de una mesa redonda presidida por Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda y ministra de trabajo y economía social.

La presentación ha contado con las intervenciones de los socios del programa: SEPE, Fundae e INCO; y con las aportaciones a la mesa redonda “Digitalización e inclusión en el mercado laboral de colectivos vulnerables” de Ramiro Sánchez, director de marketing de Google España y Portugal; Niurka Gibaja, vocal de empresas de la FELGTBI+, y Alba Bermúdez, técnica de soporte en TI de la Fundación Secretariado Gitano.

FELGTBI+ ofrecerá esta formación en el marco de su programa “Yes, we trans”, iniciativa de ámbito estatal, que persigue fomentar la incorporación de profesionales trans al mundo laboral y acompañar a las empresas que los contraten para que sepan cómo trasladar al resto de la plantilla el valor de la diversidad.

Yolanda Díaz junto con Niurka Gibaja, vocal de empresas de FELGTBI+, y Alba Bermúdez, técnica de F. Secretariado Gitano

 

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

FELGTBI+ pide seriedad y que no se vincule al colectivo LGTBI+ con la viruela del mono

[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”4.0.10″][et_pb_row _builder_version=”4.5.3″ _module_preset=”default” collapsed=”off”][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”4.5.3″ _module_preset=”default”][et_pb_text _builder_version=”4.5.3″ _module_preset=”default”]

FELGTBI+ pide seriedad y que no se vincule al colectivo LGTBI+ con la viruela del mono

  • La viruela del mono, endémica de África, ha registrado sus primeros casos en Europa, en países como Reino Unido, Portugal y España.
  • Es una enfermedad que se transmite por contacto estrecho, por lo que afecta a la población general.
  • Las cadenas de transmisión del virus pueden surgir en cualquier contexto que implique un contacto estrecho con otras personas. Pertenecer al colectivo LGTBI+ no es un factor de riesgo específico para esta enfermedad.

 

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans, Bisexuales, Intersexuales y más (FELGTBI+), de la que Castelló LGTBI forma parte, pide a las autoridades sanitarias, a los agentes políticos y a los medios de comunicación responsabilidad para que no se vincule al colectivo LGTBI+, particularmente a los hombres que mantienen relaciones sexuales con otros hombres, como grupo de riesgo ante la viruela del mono (‘monkeypox’).

La viruela del mono, endémica de África, ha registrado sus primeros casos en Europa, en países como Reino Unido, Portugal y España. En nuestro país, el Ministerio de Sanidad ha lanzado una alerta sanitaria al conjunto de comunidades autónomas tras confirmar en Madrid siete casos positivos y mantener como sospechosos otros 22 a la espera de los resultados del Centro Nacional de Microbiología. Elena Andradas, Directora General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, ha declarado que “la transmisión del virus suele ser respiratoria, pero por las características de estos 23 casos la transmisión apunta a un contacto con mucosas infectadas durante relaciones sexuales. La mayoría corresponden a ese dato. Todos son adultos jóvenes y la mayoría así son, pero no todos. No hay ninguna mujer. Son todo hombres jóvenes”, refiriéndose a hombres gais y bisexuales. Ante estas afirmaciones, es importante señalar que la transmisión se da en el contexto de un vínculo estrecho con la persona infectada, no necesariamente por vía sexual y, por supuesto, no es exclusiva de la población LGTBI+.

Es necesario señalar las importantes repercusiones que tiene vincular una enfermedad con un colectivo, tanto a nivel social, como a nivel personal y psicológico, puesto que crea un estigma, que, si se asienta, es muy difícil de combatir. Por este motivo, es necesario que todos los agentes implicados sean responsables y no fomenten la desinformación, puesto que esta tiene un doble efecto, por un lado, estigmatiza a los colectivos vulnerables y, por otro, genera una falsa sensación de invulnerabilidad en el resto de la población.

 

Cómo se contagia el monkeypox

El contagio inicial de la viruela del mono suele producirse por contacto con animales o carne contaminada en ambientes selváticos. Una vez que el humano es portador, la transmisión se produce mediante un vínculo estrecho con la persona contaminada, es decir, por contacto directo con las zonas infectadas. Además, se ha demostrado que la forma principal de adquirir el virus es por contacto directo con la zona afectada y que las zonas afectadas generalmente son zonas de piel seca. Por tanto, las cadenas de transmisión pueden surgir en cualquier contexto que implique un contacto estrecho con otras personas. Toni Martí, coordinador del Grupo de Salud Integral de FELGTBI+, señala que “todas las personas con la viruela del mono comparten el perfil de 35 años de edad, coincidiendo con los años en que se dejó de administrar la vacuna contra la viruela en España. 1980 es el primer año en que no se administra por considerarse una enfermedad erradicada, por lo que lo normal, como en casos de cualquier alerta sanitaria, es pedir prudencia a las personas inmunodeprimidas, en este caso menores de 35 años, niños, ancianos… y, en todo caso, tener en cuenta las informaciones de expertos sanitarios, como la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC)”.

 

Síntomas parecidos a la viruela, pero más leves

En los seres humanos, los síntomas son similares a la viruela, aunque algo más leves. En sus primeros estadios, cursa con cuadros de fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular, dolor de espalda, inflamación de los nódulos linfáticos, escalofríos y agotamiento. Pero también, con otro de sus signos más característicos, erupciones cutáneas que afectan principalmente a la cara, las manos y los pies. El periodo de incubación ronda entre los 6 y los 16 días y la enfermedad suele durar de 2 a 4 semanas, por lo que ante cualquier sospecha es fundamental ponerse en contacto con el sistema sanitario y mantener un riguroso aislamiento.

En la actualidad no hay un tratamiento específico para combatir su transmisión, pero se prevé que la vacuna de la viruela tiene un 85% de eficacia para prevenir la viruela del mono. A pesar de la alarma, se considera una enfermedad con un bajo riesgo de contagio, puesto que la prevención pasa por limitar los contactos muy estrechos con las personas infectadas. Nahum Cabrera, coordinador del Grupo de VIH de FELGTBI+, ha recordado que “es una enfermedad más de transmisión por contacto directo de las zonas infectadas, no es de fácil transmisión, pero si ves alguna erupción cutánea inusual por el entorno de la zona genital, contacta con el sistema de salud especializado de referencia en tu zona”.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

España baja al puesto 10º en el ranking de derechos LGTBI+ de ILGA-Europa

[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”4.0.10″][et_pb_row _builder_version=”4.5.3″ _module_preset=”default” collapsed=”off”][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”4.5.3″ _module_preset=”default”][et_pb_text _builder_version=”4.5.3″ _module_preset=”default” hover_enabled=”0″]

  • ILGA-Europa ha publicado el mapa e índice anual Rainbow Europe en el marco del Foro IDAHOT+ desarrollado en Chipre.
  • Este ranking clasifica a los 49 países europeos según la situación legal y política de las personas LGBTI
  • España ha pasado de la 2ª posición en 2011 a ocupar el 10º puesto en 2022.
  • El no reconocimiento de las personas binarias y de la autodeterminación, junto con la patologización de las personas trans, son algunos de los motivos por los que recibe menor puntuación.

 

Anualmente, ILGA-Europa elabora el mapa e índice anual Rainbow Europe, donde clasifica la situación legal y política de las personas LGBTI en 49 países europeos durante los últimos 12 meses. Los datos se han dado a conocer este jueves 12 de mayo en el marco del Foro IDAHOT+ desarrollado en Chipre. En líneas generales, se ha detectado una tendencia por llenar los vacíos que existen en torno a los derechos LGTBI y por impulsar nuevos estándares ante las recientes amenazas a la democracia. Como viene sucediendo en años anteriores, España muestra una tendencia descendente y ha bajado 4 puestos en la clasificación europea.

El mapa arco iris de ILGA-Europa, que clasifica a los 49 países europeos en una escala entre 0% (violaciones graves de los derechos humanos, discriminación) y 100 % (respeto de los derechos humanos, plena igualdad), se publica cada mayo desde 2009, con motivo del Día Internacional contra la LGTBIfobia. Óscar Rodríguez, vocal de exteriores de FELGTBI+, ha colaborado en la elaboración de este informe y añade que “este esfuerzo común de activistas y entidades de todo el continente europeo hace una radiografía de la disparidad de derechos que aún existen para la comunidad LGTBI dependiendo de su lugar de residencia. Al mismo tiempo, Rainbow Europe, debería servir como hoja de ruta a quienes tienen capacidad de decisión para orientar sus políticas en materia de igualdad y diversidad.”

 

España baja 8 posiciones desde 2011

Este año, España se sitúa en el puesto 10º (de 49 países), lo que supone un descenso en la clasificación respecto a años anteriores. Sin ir más lejos, en 2020 y 2021 ocupó el 6º puesto, lo que indica que se está ralentizando el progreso de los derechos del colectivo en el territorio español. Esto es particularmente grave si tenemos en cuenta que España ha sido siempre un referente en derechos LGTBI+, precisamente, en 2011 ocupó el 2º puesto en el ranking. Esto implica una llamada de atención para seguir dando pasos adelante y no estancarnos en réditos del pasado.

Algunos de los criterios que bajan la puntuación son el no reconocimiento de las personas no binarias y de la autodeterminación. Además, el requerimiento de un diagnóstico de trastorno de identidad de género y de una intervención médica obligatoria para personas trans, implican que aún se considere como una patología médica/psicológica, por lo que resta puntos de cara al ranking. Asimismo, en el informe se detectan necesidades de mejora, como la prohibición a nivel estatal de las terapias de conversión y la implementación de políticas públicas sobre asilo que contengan mención expresa de todos los motivos OSIEGCS (orientación sexual, identidad de género, expresión de género, características sexuales).

El ranking se establece mediante la puntuación ponderada de cada país en siete categorías temáticas: igualdad y no discriminación; familia; delitos de odio y discurso de odio; reconocimiento legal de género; integridad corporal intersexual; espacio de la sociedad civil; y asilo. Una de ellas, la que se refiere a integridad corporal intersexual, se ha presentado nueva este año, dejando patente el compromiso de ILGA-Europa por adaptarse a las nuevas realidades y diversidades. En esta categoría se incluyen medidas como la prohibición de las intervenciones médicas innecesarias en personas intersexuales sin su consentimiento o la protección de la integridad corporal.

 

La aprobación de la Ley estatal Trans y LGTBI es clave

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans, Bisexuales, Intersexuales y más (FELGTBI+) ha señalado que la desigualdad legislativa entre territorios empeora nuestra clasificación en el índice anual. Además, este hecho justifica la necesidad de aprobar una Ley estatal Trans y LGTBI que iguale al alza los derechos en las 17 CCAA y las 2 ciudades autónomas. Óscar Rodríguez defiende que “aprobar una legislación a nivel estatal volvería a situar a España entre los países más avanzados en derechos LGTBI+ y reduciría las asimetrías entre los territorios del Estado. Al tiempo que estaríamos cumpliendo con las recomendaciones formuladas en la Estrategia para la Igualdad de las Personas LGBTIQ 2020-2025 de la Comisión Europea. El avance en políticas de igualdad siempre supone una mejora de la calidad democrática”.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]