MARICONADAS LAS JUSTAS

[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”4.0.10″][et_pb_row column_structure=”1_3,2_3″ _builder_version=”4.5.3″ _module_preset=”default”][et_pb_column type=”1_3″ _builder_version=”4.5.3″ _module_preset=”default”][et_pb_image src=”https://castellolgtbi.es/wp-content/uploads/2019/12/acusan-diputada.jpg” title_text=”acusan-diputada” _builder_version=”4.5.3″ _module_preset=”default”][/et_pb_image][/et_pb_column][et_pb_column type=”2_3″ _builder_version=”4.5.3″ _module_preset=”default”][et_pb_text _builder_version=”4.5.3″ _module_preset=”default” hover_enabled=”0″ border_radii=”on|3px|3px|3px|3px” border_width_all=”1px” border_color_all=”#7cda24″]

  • Los hechos tuvieron lugar el mediodía de sábado 6 en el Café Casa Ana en la calle Vera de Castelló de la Plana
  • Jordi Pilar afirma “Por lo visto, en nuestra ciudad nos tenemos que callar cuando nos llaman maricones, bolleras, tortilleras, bujarras o travelos”

 

Desde Castelló LGTBI queremos denunciar una agresión verbal por LGTBIfobia en el Café Casa Ana, en la calle Vera de Castelló de la Plana.

El mediodía del sábado 6 de marzo, Pastora de Florencio y Jordi Pilar (miembros de la asociación) se encontraban sentados en la terraza del bar Casa Ana cuando entrablaron conversación con unos chicos de la mesa contigua  sobre la existencia de la asociación Castelló LGTBI. Como mostraron interés, Jordi se levantó para acercarse a la sede que está cerca para regalarles unas pulseras, banderas arcoíris y abanicos trans (y de paso preservativos e información sobre Infecciones de trasmisión sexual)

Cinco minutos más tarde Jordi les dio el merchandising a las chicas. Se generó un ambiente hermoso, de mucho respeto, con las chicas encantadas leyendo los flyers con la información. Al ver el ambiente alegre, clientes de mesas vecinas también se interesaron. Todo esto transcurría respetando las medidas anti COVID con total normalidad.

Y fue entonces cuando de repente, de manera abrupta y tono agresivo, una señora que estaba sentada en una mesa de la terraza (por cierto, una mesa con sietes personas) gritó:

—MARICONADAS LAS JUSTAS!!

Ante el insulto provocador, Pastora de Florecio le recriminó el comentario. Pero la cosa no fue a mayores. Todo siguió con normalidad hasta que desde la dirección del Café Casa Ana se acercaron para pedirles abonar la cuenta y el local ya que estaban molestando a la clientela. De Florencio le explicó que era su compañero, ausente en ese momento, el que llevaba dinero a lo que la camarera le contestó que tendría que llamar a la policía,algo a lo que de Florencio le pareció lo más sensato.

Hicieron aparición  una pareja de la Policía Local de Castelló, con el tiquet de la consumición en la mano y dos vasos de plástico, con la orden que Casa Ana les había denunciado y tenían que abandonar de inmediato el local.

La mujer que había hecho el comentario LGTBIfóbico dice que se sintió ‘humillada’ porque Pastora de Florencio le había recriminado su discurso de odio. El funcionario de la Policía Local de Castelló insistió en que abonaran la consumición y se marcharan. Exigió que viniese la camarera para cobrar. Al final vino con el datáfono, se abonó la consumición y Jordi Pilar denunció delante de ella y los funcionarios de policía que en la terraza no se estaban cumpliendo las normas COVID, que había 7 personas sentadas a una misma mesa.

Disgustados, abandonaron Casa Ana y se dirigían a otro local sito en la plaza de la Pescateria cuando la policía les retuvo e identificó a la vez que les invitó a abandonar la zona.

‘Claro ahí nos derrumbamos ¡Estábamos siendo identificados por repartir merchandising de la Asociación, arcoíris, pulseras, abanicos y preservativos! ¡La sensación era como si la sociedad hubiese retrocedido 40 años, increíble!’ Aclara Jordi, totalmente indignado.

Desde Castelló LGTBI denuncian que las víctimas han sido Jordi Pilar y Pastora de Florencio por lo que interpondrán denuncia contra la mujer  que gritó ‘Mariconadas las justas’,  por muy molesta que se sienta porque se le recriminaron sus palabras, ha cometido un delito de odio y que los propietarios de la cafetería Casa Ana del centro de Castellón  se pusieron de su parte.

Castelló LGTBI quiere agradecer el cariño que les dieron muchas de las personas que estaban sentadas en otras mesas de la terraza.

Castelló LGTBI reclama con urgencia la aprobación de la Ley LGTBI estatal. somos la única minoría que no está totalmente amparada por la legislación española.

Desde Castelló LGTBI seguiremos levantando la voz siempre, por un Castelló abierto y seguro para todas las personas, sin excepción. Para que las nuevas generaciones de jóvenes puedan disfrutar de una vida completa y sin prejuicios en un entorno europeo y civililizado. Muchas gracias por leer y compartir esta historia.

 

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]