Servicios Sociales de Castellón brinda atención y alojamiento al colectivo de prostitutas sin mirar el lugar de empadronamiento (ElMundo)

[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”3.22″][et_pb_row _builder_version=”3.25″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat”][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.0.47″ custom_padding=”|||” custom_padding__hover=”|||”][et_pb_text _builder_version=”4.0.10″ link_option_url=”https://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/castellon/2020/04/14/5e957cdffdddff6e8a8b4628.html” border_radii=”on|3px|3px|3px|3px” border_width_all=”1px” border_color_all=”#7cda24″ box_shadow_style=”preset5″ hover_enabled=”0″]

DANIEL VICENTE

El Ayuntamiento de Castellón se hará cargo de toda persona en situación de vulnerabilidad que lo solicite incluidas las prostitutas, que lamentan su desamparo. Amplían en 5 plazas el nuevo albergue y no se descartará habilitar nuevas camas

El área de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Castellón afronta uno de sus momentos más intensos con la crisis del coronavirus. El concejal delegado del área, José Luis López, asegura sentirse orgulloso del trabajo sin descanso de toda la plantilla para prestar servicio a la ciudadanía de Castellón cuando comenzó la coyuntura adversa.

López asegura que todos los colectivos vulnerables son y serán atendidos por Servicios Sociales y entre ellos figurarán también aquellas personas que se dediquen a la prostitución, actividad que tiene en la zona del Caminàs su escenario más destacado en la ciudad. Este diario pudo entrevistar a una prostituta que alertó de la grave situación que vive este colectivo debido a la inexistencia de ingresos y, en muchas ocasiones, de ayudas de la administración. A este respecto, el concejal de Bienestar Social subrayó que «todas las personas que soliciten la atención de Servicios Sociales únicamente tienen que ponerse en contacto.

Su situación será atendida por los profesionales», al tiempo que recordó la atención telefónica constante en el 010 y en el correo electrónico ssociales@castello.es. «Es importante que todos los vecinos de Castellón que detecten o sepan de alguien que necesita atención social, se comunique con nosotros para que podamos prestar servicio», quiso remarcar el concejal. Sobre la coyuntura de las prostitutas, el colectivo Castelló LGTBI ya remitió un escrito al Ayuntamiento -así como a otros consistorios- a través de su presidenta, Pastora de Florencio, solicitando a Servicios Sociales hacerse cargo de la situación de este colectivo. Por protección de datos, López recordó que «muchas veces no sabemos si se dedican o no a la prostitución, pero atenderemos sus peticiones».

EXCEPCIONALIDAD

De hecho, el concejal de Bienestar Social apuntó que «en esta situación de excepcionalidad, ni siquiera pedimos el documento que acredite que la persona está empadronada en la ciudad de Castellón. Normalmente lo pedimos, pero ahora descartamos ese requisito». «Como tal, no tenemos un listado de personas atendidas que se dediquen a la prostitución, pero por supuesto que estamos abiertos a atender su situación», insistió el concejal. Entre otros servicios, además de las ayudas que ofrece Servicios Sociales, López recordó el albergue municipal provisional que se ha habilitado en el pabellón Castalia, cerca del ya existente. En el mismo, gestionado por Cáritas, el Ayuntamiento habilitó 40 camas en el inicio.

No obstante, el edil apuntó que se ha ampliado el número de plazas en cinco camas ante la creciente demanda de personas sin hogar que, durante la crisis sanitaria, han precisado un techo bajo el que cobijarse. «No solo hablamos de personas que estaban en la calle, sino que también vivían en sitios como chabolas o similares», explicó el edil, apuntando que «no se descarta ampliar el número de plazas. Se estudiará en función de cómo avance la demanda y la situación de crisis sanitaria».

López aplaude el esfuerzo de la plantilla de Servicios Sociales, formada por 160 profesionales. «No suelen acaparar portadas o salir en los medios, pero ellos también dan la cara y atienden a la ciudadanía desde el primer momento», ensalzó José Luis López.

REORIENTAR PRESUPUESTOS

El edil quiso recordar que la plantilla casi se ha cuadruplicado desde que entró el equipo de gobierno liderado por Amparo Marco en la Alcaldía allá en 2015. «Precisamente la ampliación de plantilla nos ha dado músculo para atender todas las peticiones durante esta crisis. Sin ese esfuerzo, estoy seguro de que no habría sido posible atender la emergencia, con los profesionales que estaban en el área cuando nosotros llegamos al equipo de gobierno», apostilló.

Sobre la petición de la alcaldesa a los concejales de estudiar cómo reorientar sus presupuestos para atender la crisis económica que se prevé una vez termine la sanitaria, López destacó que «precisamente Bienestar Social deberá ir adaptándose a lo que vaya sucediendo y a los decretos que vayan publicándose, porque en nuestro presupuesto hay muchas subvenciones a entidades o colectivos sociales que hemos tenido que ir activando y que tendremos que reforzar». «Somos la única área que ya está reaccionando, porque la gente necesita comer», indicó López, quien insistió en la «cooperación y la sensibilización de la ciudadanía para detectar casos de personas en situación de vulnerabilidad».

Actualmente, «estamos reforzando las contrataciones de urgencia y lo seguiremos haciendo en las próximas semanas», informaron. Cuando se activó la alerta sanitaria, los Servicios Sociales tuvieron que activar el servicio de emergencia para que el equipo de profesionales comenzase a atender colectivos vulnerables como mayores y menores, «cuyos intereses hay que defender».

Para el concejal, todo el equipo de Servicios Sociales «está demostrando que está a la altura de las circustancias». Y es que las numerosas medidas que ha activado el área en estas semanas han tenido que ir gestándose a medida que evolucionaba la crisis del Covid-19. Servicios como el ‘Menjar a casa’, el catering a familias con menores vulnerables… «Además, también se iban actualizando en función de las peticiones que llegaban a través del 010. Tenemos suerte de contar con estos profesionales. Están dando la cara desde el principio para no dejar a nadie sin ayudas. Tenemos que sentirnos orgullosos de ellos», apuntó el edil.

El balance de los servicios prestados por la emergencia del Covid-19 en la capital de la Plana arroja buenas cifras. Una suma de 91 personas dadas de alta en el servicio comidas a domicilio -‘Menjar a casa’- para población vulnerable y mayores; 81 personas dadas de alta en el Servicio de Ayuda a domicilio para población vulnerable y mayores y se registran ya 565 menús repartidos a menores y sus familias en situación vulnerable -este servicio empezó con 414 menús diarios, los 565 no es el acumulado, sino la cantidad repartida el último día registrado. Es decir, se han superado los 550 menus diarios-, informan desde el consistorio.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

FELGTB alerta de la situación de vulnerabilidad de la juventud LGTBI confinada con familias LGTBIfóbicas

[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”4.0.10″][et_pb_row column_structure=”3_5,2_5″ _builder_version=”4.0.10″][et_pb_column type=”3_5″ _builder_version=”4.0.10″][et_pb_text _builder_version=”4.0.10″ border_radii=”on|3px|3px|3px|3px” border_color_all=”#7cda24″ border_width_all=”1px” box_shadow_style=”preset5″ hover_enabled=”0″]

Alejandro Alder, psicólogo de FELGTB, impartirá un directo, el viernes 3 de abril, a través de Instagtram (aalder.intothesource)  para orientar a estos jóvenes sobre cómo sobrellevar la situación

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB), de la que Castelló LGTBI forma parte, alerta de que el estado de alarma obliga a muchas personas LGTBI, sobre todo jóvenes, a convivir 24 horas al día con personas que niegan su identidad o rechazan su orientación sexual. Esto las deja en una situación de especial vulnerabilidad ya que supone, según el psicólogo y miembro del Comité Consultivo de FELGTB, Alejandro Alder, “un maltrato psicoemocional continuo”.

Además, el experto explica que esta realidad, sumada a la experiencia de confinamiento, “puede incrementar en las personas LGTBI que sufren episodios LGTBIfóbicos en el hogar sensaciones de ansiedad, depresión, frustración, rechazo y aislamiento”.

“La situación actual hace mella en mí psicológicamente, aunque menos que cuando era menor porque ya tengo más que formada mi identidad”, explica Kai, de 25 años. Kai comparte piso en la ciudad y asegura que cada vez que vuelve de visitar a su madre en el pueblo “siento que he perdido un trocito de mí, por aguantar días y días la negación de mi persona”.

Se encontraba en una de estas visitas cuando comenzó la cuarentena y está pasando el confinamiento con su madre, quién no respeta su identidad como persona no binaria. “Suelo sobrellevar la situación porque no convivimos, pero, ahora, se me hace duro porque no puedo defenderme explícitamente. Entrar en una nueva discusión cada vez que se me niega es agotador, no da frutos y ella no entiende por qué me hace daño por más que se lo explico”.

Raquel también ve negada su identidad constantemente. Tiene 22 años y vive con sus padres y su hermano. Se visibilizó como mujer pero su familia no lo acepta. “No puedo ser visible en casa si no quiero tener problemas. Es una situación muy complicada porque mi madre, en especial, tiene una opinión radicalmente en contra al respecto”, explica. En su casa, se refieren constantemente a ella como si fuera un hombre y la llaman por el nombre de chico que sus padres le asignaron al nacer. “Me agobio y me siento mal. Tengo que seguir fingiendo ser alguien que no soy y es horrible”, asegura.

Andie también tiene 22 años y está pasando el confinamiento en casa de su padre donde éste vive con su novia y su suegra. Antes del estado de alarma, le contó a su padre que era bisexual y él “se lo tomó bien” pero no ha hablado con nadie más de la casa al respecto. Sin embargo, le preocupa más la situación de otra persona de su entorno cercano que convive con una familia manifiestamente LGTBIfóbicas y no se ha visibilizado. “Entiendo el nerviosismo que puede sentir al estar encerrada con personas a las que quiere, pero que no la quieren tal cual es y con el riesgo de acabar en la calle en pleno estado de alarma si se enteran de su realidad”, explica Andie.

Jorge tiene 20 años y aunque habitualmente reside en una ciudad universitaria, está pasando el confinamiento en casa de sus padres, en el pueblo. Tener diversidad funcional no le ha impedido ser activista por los derechos de las personas LGTBI, pero se ha visto obligado a llevar una doble vida, “como si hubiera cometido un crimen” porque tiene que ocultar su orientación sexual a su familia.

“He  intentado en varias ocasiones decirles que soy gay pero siempre me dicen que soy una persona confusa e indecisa que no sabe lo que quiere”, asegura. “Ahora sufro un desgaste continuo por la falta de confianza, empatía y entendimiento con mis padres. Diariamente me pasa factura ya que me reprimo, me encierro y me siento mal conmigo mismo porque mi familia vive en la constante negación de la realidad. Mi salud mental está castigada debido a las múltiples discriminaciones que sufro como persona LGBTI con diversidad funcional y muchas veces he llegado hasta a cuestionarme a mí mismo”, explica.

Tampoco se ha visibilizado en casa Sukaina, de 24 años, que forma parte de una familia musulmana y es lesbiana. “Creo que soy otra persona delante de mí familia. Nunca saco el tema así que no suelo tener situaciones complicadas pero sí hay momentos incómodos en los que tengo que fingir claramente que soy lo que no soy. Cuando era muy reciente, me provocaba muchísima ansiedad pensar que no podía contarle a mi familia cómo soy realmente por miedo a represalias pero ahora que me he aceptado totalmente, lo llevo mejor”, afirma.

Sukaina explica que el tema le sigue afectando a veces pero que suele controlar la situación con la ayuda de sus amistades, algo en lo que coinciden también el resto de personas entrevistadas y lo que recomienda el psicólogo Alejandro Alder. 

Cómo sobrellevar la situación

“Se aconseja buscar una persona de confianza con la que se puedan expresar las emociones.  No hay que quedarse con nada dentro porque hablar ayuda a sentirse mejor”, asegura el experto. Además, incide en que es fundamental validar las emociones que se van sintiendo. “Se tiene todo el derecho a sentir lo que se siente ya sea tristeza, ansiedad, etc.”, afirma.

Alejandro Alder explica que, aunque la realidad de cada persona es única y no existen soluciones generales para solventar las distintas situaciones que se puedan estar planteando en cada caso en particular, sí se pueden dar unas pautas globales que contribuyan a sobrellevar mejor determinadas adversidades. Así, también recomienda expresar en el núcleo familiar, si el ambiente lo permite, que esta situación se puede llevar de la mejor manera posible si todas las personas que conviven juntas se respetasen entre sí, aunque existan diferencias. “Si esto no funciona, es importante poner límites en la mediad de lo posible, según la realidad que se esté atravesando”, añade.  

Asimismo, declara que es importante vivir el día a día y recordar que “el único momento que existe es el aquí y el ahora, nada más”. “Pensar en el pasado generalmente ocasiona sensaciones de depresión y hacerlo en el futuro puede crear ansiedad. Por el contrario, ubicarse en el momento presente empodera y nos permite actuar en el hoy, que es lo único tiempo realmente existe”, asevera.  

Por otra parte, recomienda valorar el aceptar radicalmente la realidad que se está viviendo. “Si se está experimentado una situación compleja, aceptarla no significa resignarse. La aceptación permite gestionar lo que hay desde la objetividad y abre la puerta a ver qué opciones se pueden tener a mano para que, desde el aquí y el ahora, se aborde esta experiencia de la mejor manera posible”, explica. “En cualquier caso, si la situación se vuelve muy grave y compleja y existen sensaciones de peligro o está en riesgo la intregridad física, emocional o la vida, lo mejor es llamar a la policía”, concluye.

Alejandro Alder impartirá una charla en directo este viernes, 3 de abril, a través de Instagtram (aalder.intothesource) para abordar la complejidad de estas situaciones y profundizar en las pautas a seguir para afrontar mejor los escenarios de discriminación por LGTBIfobia que pueden darse dentro del hogar. 

Además, Castelló LGTBI ofrece el servicio “Brúixola de Colors” de orientación, acompañamiento, asesoramiento y apoyo a personas LGTBI (así como a sus familias y personas allegadas) de la provincia de Castelló, de manera telemática, mediante WhatsApp y Telegram (604 258 461 y 696 831 307), Teléfono (964 96 96 13 y 91 360 46 05), Mail (bruixola@castellolgtbi.es) y mensajes directos en sus redes sociales.

[/et_pb_text][/et_pb_column][et_pb_column type=”2_5″ _builder_version=”4.0.10″][et_pb_image _builder_version=”4.0.10″ src=”https://castellolgtbi.es/wp-content/uploads/2020/04/yomequedoencasa_V3_ig.png” border_radii=”on|3px|3px|3px|3px” border_width_all=”1px” border_color_all=”#7cda24″ box_shadow_style=”preset5″ hover_enabled=”0″][/et_pb_image][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]