Elena Vicente-Ruiz niega los descalificativos pero el PP de Castelló media para frenar una denuncia del colectivo LGTBI

J. Mestre | Castelló 16.11.2017 | 23:06

Acusan a una diputada del PP de calificar al Orgullo Gay como "locas de la boa"

Acusan a una diputada del PP de calificar al Orgullo Gay como «locas de la boa»

 

LGTBI de Castelló mantuvo ayer un tenso rifirrafe con la diputada provincial de Acción Social, Elena Vicente-Ruiz, y asegura que se refirió a los participantes del orgullo Gay como «las locas de las carrozas que salen con boas». El colectivo estudió al mediodía la posibilidad de presentar una denuncia contra la también secretaria general del PP de Castelló por un presunto delito de homofobia, pero a última hora de la tarde decidió esperar tras la mediación del propio partido, que intenta llegar a una conciliación y que afirma que fue un «malentendido».

Vicente-Ruiz admite que criticó el desfile del Orgullo Gay de Moncofa pero negó los descalificativos y subrayó que la diputación ha respaldado al LGTBI subvencionando el encuentro de familias numerosas.

 
 

Jordi Pilar y Pastora de Florencia, tesorero y secretaria del LGTBI de Castelló, relatan que los hechos se produjeron cuando por la mañana se presentaron en el despacho de Elena Vicente-Ruiz para solicitar una subvención que financiara diversas actividades de la asociación.

Habían sido citados el 29 de noviembre, pero según los representantes de LGTBI, acudieron ayer sin previo aviso al enterarse de que los presupuestos de 2018 se aprueban el próximo martes. «Llevábamos tres meses solicitando la reunión y nos llaman para después de la aprobación del presupuesto, lo que significa que no quieren darnos la subvención. Nos parecía una falta de respeto y por eso fuimos», explican.

En un breve encuentro, desde el LGTBI reclamaron a la diputada provincial ayudas para financiar programas de reinserción de prostitutas transexuales del Caminàs y de gente mayor y los actos del Orgullo Gay. Respecto a esta última iniciativa, Vicente-Ruiz les trasladó, según el colectivo, que no iba a «poner dinero para que una loca se pasee por Castelló». Agrega que la parlamentaria les manifestó que hace dos años fue al Orgullo Gay de Moncofa y «me dio vergüenza ver una local encima de un tractor rodeada de niños».

En opinión del LGTBI, estas palabras representan un acto de plumofofia, una vertiente de homofobia que se dirige contra las personas con «pluma». La asociación de Castelló ha dado traslado de estos hechos a otras entidades de gays y lesbianas de la Comunitat. A primera hora de la tarde el colectivo acordó presentar una denuncia a la fiscalía contra la diputada provincial, pero posteriormente, señalan, una dirigente del PP de Castelló se puso en contacto con ellos para mostrar el respaldo del partido al LGTBI y trasladar que las afirmaciones de la reunión fueron un «malentendido». La semana que viene, agregan, habrá un acto de conciliación entre ambas partes y, según sus resultados, optarán por ir o no la fiscalía, añaden.

Por su parte, Vicente-Ruiz reconoce que trasladó su desagrado con la cabalgata del Orgullo Gay de Moncofa pero indicó que no utilizó el calificativo de «loca». Destaca que los dos integrantes de LGTBI la abordaron en la diputación para exigir un convenio de subvención cuando, sostiene, les había convocado el día 29.

«A estas alturas un convenio es imposible», remarca la diputada. Vicente-Ruiz asegura que siempre han colaborado con ellos. «Llevo 20 años en política y no he tenido ningún gesto en contra de los gays. Si hubiera sido así, no les habría atendido cuando vinieron por primera vez a verme», abunda.